¿Guardería infantil pública o privada? ¿Cuál elegir?

Guardería con juegos y sillas y mesas para niños.

Cuando se acerca la fecha de finalización de la baja maternal, empieza el dilema de muchas familias que tienen que trabajar fuera de casa y no cuentan con ningún familiar para que se ocupe del cuidado de su hijo en su ausencia.

En este momento surge la pregunta ¿Le matriculamos en una guardería pública o en una privada?

Esta decisión, lejos de ser trivial, conlleva una serie de consideraciones que van más allá del simple costo económico, abarcando aspectos como la calidad educativa, la flexibilidad horaria, la cercanía al hogar o lugar de trabajo, y el tipo de proyecto educativo que mejor se alinea con los valores familiares.

En Madrid, ciudad repleta de opciones, donde la calidad y la variedad de las escuelas infantiles tanto públicas como privadas es notable, los padres tienen la fortuna de poder elegir entre una amplia gama de posibilidades.

No obstante, esta amplia oferta también puede resultar abrumadora. ¿Cómo saber cuál es la mejor elección para nuestro hijo o hija? ¿En qué se diferencian realmente las opciones públicas de las privadas? ¿Qué factores deben pesar más en nuestra decisión?

Este artículo pretende guiar a las familias en este importante proceso, brindando información valiosa y consejos prácticos que les permitan llevar a cabo una elección informada y acertada.

Diferencias clave entre escuelas infantiles públicas y privadas

Es fundamental comprender las diferencias esenciales entre las escuelas infantiles públicas y privadas para discernir cuál se ajusta mejor a las expectativas y necesidades de cada familia.

Tanto las escuelas públicas como las privadas tienen sus fortalezas y debilidades. La clave está en identificar cuál de ellas alinea mejor sus beneficios con las prioridades y valores familiares, asegurando así una elección que contribuya positivamente al desarrollo y felicidad de los niños.

Instalaciones

En mi opinión, el gran punto positivo de las escuelas públicas es sin duda las instalaciones en general. Suelen ser muy amplias y con patios exteriores grandes.

Actualmente, existen muchas escuelas infantiles privadas en Madrid que tienen también unas instalaciones preciosas con grandes espacios luminosos, aunque a veces es difícil competir en este aspecto con las públicas por el presupuesto que supone tener un edificio destinado únicamente a esta actividad.

Flexibilidad horaria

Por otro lado, las escuelas infantiles privadas ofrecen un panorama distinto. La flexibilidad horaria es uno de sus puntos fuertes, permitiendo a las familias organizar de manera más conveniente la rutina diaria en función de sus compromisos laborales o personales.

Con respecto al horario, las escuelas privadas aventajan a las públicas en flexibilidad horaria. Las escuelas públicas tienen un horario escolar de 9:00 a 16:00 h permitiéndote ampliar por la mañana y la tarde teniendo como tope las 17.30 y sin poder recortar el horario principal.

Tampoco ofrecen la posibilidad de asistir únicamente 4 horas al día o solo 2 o 3 días a la semana. Este es un aspecto que hace que muchas familias elijan el sector privado.

Sin embargo, esta personalización y flexibilidad pueden venir acompañadas de un coste económico mayor, un factor que las familias deben sopesar cuidadosamente.

Niño asomando a través de un túnel de colores en una sala de juegos.

Calendario escolar

Otro punto a tener en cuenta es el calendario escolar. En las escuelas privadas se abarca todo el año, incluido el mes de agosto, cerrando únicamente los días festivos de ámbito nacional o de la Comunidad de Madrid, mientras que las públicas además cierran en Navidad y Semana Santa.

Algunas escuelas públicas ofrecen abrir determinados días no lectivos, eso sí, pagando esos días como extra e incrementando, por tanto, el importe a pagar ese mes.

Esta diferencia puede ser determinante para familias cuyas obligaciones laborales no se alinean con los períodos de vacaciones escolares tradicionales.

La posibilidad de contar con un centro que permanezca abierto durante la mayor parte del año puede ser un alivio logístico y emocional para padres y madres.

El precio

Especialmente en el caso de las familias con menores ingresos, es uno de los puntos fuertes de las escuelas infantiles públicas, ya que la mensualidad varía en función de la renta de la unidad familiar.

Por ello, es importante que las familias conozcan su nivel de renta y puedan calcular el precio exacto de la cuota a abonar.

En algunos casos en Madrid, para rentas medias o medias altas, una guardería pública puede costar más que una escuela infantil privada al existir una beca denominada Cheque Guardería para los alumnos matriculados en los centros privados. Esta beca consiste en una ayuda de 177 € o 283 € al mes.

Por otro lado, si se quiere que el hijo asista a la escuela menos de 7 horas diarias, la mensualidad de un centro privado será inferior a la de uno público gracias al descuento procedente del cheque guardería.

Período de solicitud de plaza

Y para terminar, es importante tener presente que una escuela infantil pública tiene un período de solicitud de plaza cerrado según fechas definidas cada año por la Comunidad de Madrid, mientras que una familia puede matricular a su hijo en una escuela privada en cualquier momento del año.

Es decir, si el niño no ha nacido en el período de matriculación de plaza de escuela pública, no se le podrá matricular, ni reservar plaza, para el momento previsto de la finalización de la baja de maternidad.

Por tanto, en el caso de que la baja maternal termine en enero o febrero, no se tendrá posibilidad de llevar al bebé a una escuela pública en ese momento.

Este aspecto administrativo es tan crucial como los demás factores a la hora de elegir entre una escuela infantil pública y una privada.

La rigidez en el calendario de inscripciones de las escuelas públicas podría no coincidir con los tiempos personales o necesidades de cada familia, especialmente en situaciones donde la planificación se ve afectada por circunstancias imprevistas o por la propia naturaleza de la llegada de un nuevo miembro a la familia.

Estas son las principales diferencias prácticas entre las escuelas infantiles privadas y las públicas.

Ahora bien, lo importante es sin duda que los niños estén bien atendidos, salgan contentos y sean tratados con cariño y respeto, desarrollando al máximo sus habilidades y capacidades y, de esta manera, fomentar las bases de una educación a largo plazo, como es el caso de la metodología conocida por “Disciplina Positiva”.

*Este artículo fue publicado originalmente el 26 de marzo del 2028, pero ha sido actualizado para presentar información y datos recientes.

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?
Ir al contenido